La libertad como motor del cambio personal

Existe una gran diferencia entre que la decisión del cambio haya surgido de uno mismo a que haya sido impuesta por los demás. Desde luego nadie cambia si no lo desea, pero el deseo puede provenir de presiones externas o de una decisión personal. El cambio que surge de uno mismo es mucho más rápido, genera sensaciones positivas desde el inicio, y permite mayor flexibilidad.  No es lo mismo andar caminos indicados por otros que andar el camino que uno construye a cada paso.

Lo cual no quiere decir que los cambios hayan de hacerse en soledad. Es distinto que alguien te acompañe en tu propio camino a que te imponga las direcciones a seguir. Que te anime a pensar en  el próximo paso a dar, a que se enfade y te recrimine por haberte detenido. Que te acompañe en los momentos de duda, a que te fuerce a seguir moviéndote.

Hay una gran diferencia entre decirle a alguien que desea encontrar trabajo:

– ¿Has pensado en entregar curriculums en distintos sitios?

Y responda:

-Sí, pero no te llaman de ningún sitio, está la situación fatal, no merece la pena.

A que le preguntes:

-¿Qué has pensando hacer para encontrar trabajo?

Y diga:

-Pues había estado pensando en empezar a entregar currículums, pero está la situación fatal, no merece la pena.

En el primer caso la idea de hacer algo distinto a lo que se venía haciendo ha surgido del exterior. En el segundo caso surge de la persona. La probabilidad de empezar a actuar es mayor en la segunda. Además, si la persona tiene dudas o no sabe cómo hacerlo, en la primera situación puede que surja una relación de enfrentamiento, mientras que en la segunda es más probable que surja una relación de ayuda y colaboración.

Aunque hay diferentes tipos de psicoterapia prácticamente todas buscan como objetivo último el cambio personal. Este cambio puede ser a nivel de pensamiento, emociones, conductas o de la personalidad en general; y la estrategia para el cambio puede ser más directa o indirecta. Es muy distinto que la exploración sobre la propia psique produzca un insight que lleve a un cambio general en la forma de relacionarse con el mundo, que abordar un cambio directo de conductas, pensamientos o emociones.

Pero como vemos es importante tener en cuenta de quién surge la idea de cambiar. ¿Lo eligió la propia persona o es un cambio impuesto por el profesional?  No es lo mismo decidir empezar a hacer deporte por uno mismo que por consejo médico.

Dentro de la consulta de psicología a veces enfrentamos ese dilema. La persona busca ayuda para solucionar un malestar y el psicólogo sugiere o recomienda ciertas pautas que posiblemente la ayudarán. ¿Quién elige el cambio en estas ocasiones? A veces la persona interioriza el cambio como propio y así lo lleva a cabo, pero en otras ocasiones esto no sucede así, y aunque lo llegue a realizar no produce los resultados esperados. Si se realiza un cambio impuesto desde el exterior, si no ocurre el resultado deseado, se abandona sin más y surge mayor desesperanza. Un cambio que surge desde uno mismo puede haber activado la búsqueda de soluciones y ser el primer paso de los que están por venir.

Además, los cambios elegidos por uno mismo se realizan con mayor esfuerzo que los impuestos. Se viven de forma más positiva. Permiten mayor flexibilidad: Si el cambio es idea de uno mismo te puedes permitir hacer pequeños cambios y ajustes que consideres adecuados. Si el cambio viene impuesto desde el exterior es más difícil salirse del guión establecido.

No obstante, cambiar no es fácil, incluso cuando la propia persona siente que necesita cambiar algo. Tenemos tendencia a repetir patrones del pasado y es muy fácil volver a ellos casi sin darnos cuenta. A veces no sabemos qué queremos cambiar ni por dónde empezar.  En estas situaciones es donde podemos buscar ayuda para facilitarnos realizar el cambio, sin renunciar a nuestra libertad respecto a éste.

Una ayuda para buscar objetivos de cambio, explorar deseos, detectar posibles obstáculos en el camino, favorecer la aceptación de ciertas situaciones, ayudarte a analizar auto-engaños y que te ofrezca apoyo emocional en los momentos más duros.

Una ayuda para cambiar lo que puedes cambiar, aceptar lo que no puedes cambiar, y reconocer la diferencia entre ambas situaciones.

Si estás pensando en realizar algún cambio y te gustaría tener este tipo de ayuda, puedes inscribirte en nuestro Grupo de Cambio Personal