Terapia de apoyo

La terapia de apoyo está destinada a aquellas personas que, sin presentar un trastorno psicológico, están pasando una época de dificultades o de crisis, necesitan un punto de apoyo o desean mejorar su autoconocimiento y/o su relación con el mundo.

El objetivo es analizar las circunstancias y cómo reaccionamos ante ellas, de manera que podamos entender qué parte de nuestras reacciones están influyendo en el aumento de las dificultades.

También buscamos facilitar la descarga emocional a través del discurso, de modo que a través de la catarsis nuestras emociones fluyan y la persona se sienta menos bloqueada.

Además, se acompaña a la persona en la búsqueda de nuevas formas de actuación adaptadas a su contexto, sus valores y sus posibilidades.